27-11-2011 VGM-187 LAGUNILLAS – EA4DQX/P

Este pasado domingo, EA4MZ y yo, aprovechamos la voracidad del Mundial de CW para relajarnos en un pueblecito la mar de tranquilo, Robledillo de la Jara, al que ya acudimos para trabajar el vértice Matachines.

Desayuno tempranero, salida de Rivas a eso de las 7:40 hora local, una hora de carretera y aparcamos en el destino.

Desde el pueblo hasta el vértice había 2,7 kilómetros en bajada, con un desnivel medio inferior al 5%, por lo que podíamos hacer en plan verano azul o cañero.

La ida la hicimos en plan verano azul (casi una hora). La vuelta en plan cañero y cuesta arriba, 20 minutos.

El sitio, privilegiado. Podéis ver en la fotos La Peña de la Cabra, el Pico de la Miel, el Mondalindo, picos célebres de la Sierra Pobre madrileña.

En cuanto a la actividad de radio destacar:

  • Equipo: FT817 5 vatios de potencia
  • Antena: End Fedz para 40 metros de Par Electronics, un tiro
  • Batería: Hoy usamos las de Li-Ion ultraligeras, recicladas de ordenador.
  • Tiempo: Un poco más de 3 horas de actividad sin parar.
  • Contactos: 404 QSO con alguno duplicado. De ellos 26 en CW.

Destacar que las baterías aguantaron como campeonas. Después de 3 horas de intensa actividad, habían consumido el 60% de la carga útil. Por lo que hubieramos dispuesto de 2 horas más de autonomía.

Una simple caja con PowerPoles

Hace unos meses, empecé a investigar sobre baterías para operación en portable QRP. Como ya sabéis todos los que leeis este blog, la idea era buscar una batería que fuera capaz de suministrar energía a un FT-817 durante un período de tiempo de unas 3 horas. Fruto de aquello surgieron las baterías que he descrito en otras entradas en este blog.

Además, en aquel momento, tomé la decisión que las baterías tendrían un conector para mi desconocido, aunque había leído sobre sus virtudes. El PowerPole. Y ahora, después de las baterías, me planteaba unificar los conectores de todos los equipos de radio. Es decir, “migrar” todos mis equipos de radio a PowerPoles.

Pero, eso implicaba un problema de logística. Había que preparar algún tipo de regleta para la distribución de la corriente contínua suministrada por la fuente de alimentación. Ya había visto el Rig Runner de West Mountain Radio, y un invento similar de MFJ. Pero los precios me parecían demasiado elevados. No niego que los productos de WMR son de elevada calidad, pero su precio no está al alcance de bolsillos y estaciones modestas como la mía.

Así que empecé a pensar como hacer un sistema de distribución parecido al Rig Runner. Tendría que ser barato y modular. Y a ser posible con materiales que ya tuviera en casa. El PVC es uno de los materiales que trabajo sin problema, así que pensé en una caja estanca IP55, de las habituales para la distribución eléctrica a la intemperie, y además tenía varias cajas disponibles por casa, por lo que ni siquiera tendría que comprarla. El problema era el de siempre. El mecanizado de la caja.

Navegando en la web me encontré con la página de WD4BIS que, entre otras cosas, describe lo que yo estaba pensando. Dibujos y diseño teórico.

Sigo navegando y me encuentro vídeos y fotos de colegas americanos que hacen el montaje sobre la base de WD4BIS. Y me encuentro los mismos problemas. El mecanizado. Al final, cuadrar los agujeros para que pasen los conectores, es un infierno, y las terminaciones son…..como la mía, de auténtico aficionado. Así que, si a los demás le pasa lo mismo, que caramba, nos ponemos con ello y a ver que sale.

En el diseño original de Gerald, se utiliza una PCB de doble cara, pero solo se sueldan los conectores por la cara inferior. Yo no disponía de placa de doble cara. Así que EA4MZ me regaló unos retales de placa de una cara, que corté a la medida de las cajas y que pegué con resina epoxy. Además, en mi diseño tenía previsto usar las dos caras.

Ya que había que soldar por ambas caras, los conectores no podían estar pegados a la placa, pues los Powerpole se derretirían al soldar por la cara superior de la PCB.

Una vez seco el pegamento (dos días), se inició el mecanizado de la placa. Con la Dremel hice un surco en el centro de ambas caras de cobre. Un lado será el positivo y otro el negativo, como parece evidente.

A continuación se hicieron los agujeros para los conectores, la entrada de tensión y otros seis agujeros que hice para garantizar la perfecta unión eléctrica entre ambas caras.

Estos últimos seis taladros nos servirán para afianzar más, si cabe, la unión eléctrica entre ambas placas de circuito impreso. Se cortaron 6 trozos de cable rígido de cobre, de 1,5mm cuadrados, con la longitud justa para poder soldar por ambos extremos.

A continuación se procedió a cortar 10 secciones de cable rígido de cobre, en esta ocasión de 2,5 mm cuadrados. En un principio este cable puede parecer justo para la intensidad de corriente que vamos a manejar, pero no, no es nada justo. Además, usar en este caso un cable rígido de cobre de 4 mm cuadrados, haría imposible su manejo.

Procedemos a soldar estos cables a los PowerPole, trabajo que es sumamente sencillo. No obstante, soldar los Powerpoles con sus cables a la placa de circuito impreso, ya empieza a ser complicado. La cara inferior es sencilla, tan solo aplicar un buen soldador de 50 vatios. Pero la cara superior empieza a complicarse…..¿de donde habrán salido tanto cable?

Además, cuando empezaba a soldar el soldador de 50 vatios, zas, se rompió y tuve que hacer semejantes soldaduras con un modesto soldador de lápiz de 30 vatios. Por ello, el resultado tan irregular en las soldaduras. El mayor problema, empezaba ahora. Mecanizar la caja.

En mi caso, he utilizado una caja estanca IP55 de las que se pueden encontrar en cualquier ferretería para la distribución eléctrica. Su precio no llega a 2 euros. El material con el que se fabrican estas cajas, es habitualmente el PVC.

Así que a falta de herramientas profesionales, tocaba coger una cuchilla y empezar a cortar con muchísima paciencia, hasta conseguir hacer los 5 rectángulos que necesitamos para nuestro proyecto.

Hacer coincidir los agujeros es una odisea, sobre todo cuando no tienes una plantilla a la medida de una caja. En el caso de WD4BIS utilizan una caja de Radio Shack con un modelo concreto, por lo que la plantilla que usan debería cuadrar perfectamente. A pesar de ello, podéis comprobar en su página web el resultado. Pero en los videos de Youtube podéis ver resultados espeluznantes.

En definitiva, esta es quizás la parte más complicada del montaje. De todos modos, aquí no buscamos una terminación de calidad para vender el producto. Buscamos un producto que funcione y barato, así que como es para nosotros, ¿que carajo nos importa que no esté todo lo bonito que quisiéramos?

Venga, seguimos. Una vez realizados los 6 rectángulos viene la labor de ir ajustando los cables y los conectores con un alicante de punta fina e ir retocando la caja para hacer que todo cuadre sin excesiva fuerza. Cuando veamos que lo tenemos, solo nos queda una cosa. Sujetar la placa de circuito impreso.

Se me ocurrían ideas de diferente índole, pero al final la más sencilla. Estas cajas estancas suelen venir con unos conos para la instalación eléctrica. Conos que son de goma y que se pueden cortar fácilmente. Así que al final, dos pequeñas incisiones, del tamaño justo para que encaje la placa de circuito impreso.

De este modo, con los 7 u 8 tapones de goma que tienen estas cajas, sujetamos perfectamente la placa para que soporte la tensión de introducir y extraer los Powerpoles.

Tan solo queda conectar el cable de entrada y ya tenemos nuestro Rig Runner casero, a un coste irrisorio. Consejos:

  • Mecanizar la caja, sin patrón. es complicado.
  • El patrón utilizado, fue el de WD4BIS, aunque tuve que redimensionarlo en Photoshop
  • Cortar el PVC con el cutter es un infierno. Si alguien tiene una sierra de cinta que no dude en usarla. Un día de estos me pasará por el Leroy Merlyn y compraré una segueta. Así recordaré mis tiempos de la EGB
  • No intentes obtener un acabado profesional. Con las herramientas que tenemos en casa es casi imposible
  • El PVC es un material dócil, pero hasta que empiezas a moderlo, resbala mucho la cuchilla, ojo con los dedos, siempre fuera de la trayectoria de la cuchilla. Sin dudarlo, más de una vez, la cuchilla se irá del sitio que tienes previsto. Insisto una vez mas, por el tipo de corte a realizar con el cutter, si la cuchilla te alcanza un dedo te hará un corte serio.
  • Repito de nuevo, si tenéis opción de una sierra de cinta o una segueta, no lo dudeis.
  • En mi caso, los conectores en la placa no coincidían por muy poquito con los agujeros de la caja, quedando un poco desplazados lateralmente. Al final tuve que usar una pequeña lima para ir ajustando los huecos para que no fuercen los conectores.
  • Las placas de circuito impreso se cortaron y posteriormente se pegaron con Araldit (resina epoxy)
  • Procurad usar un buen soldador de 50 vatios con punta gorda. Los soldadores tipo lápiz se quedan cortos para esta tarea.
  • No uséis como los americanos, solo una pista de cobre. Podría ser insuficiente para manejar tanta corriente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero…..y estos…..¿quienes son?

Ja ja ja….

Hoy, 15 de noviembre, cumpleaños de mi hijo, me he acordado del Elecraft KX-3 y he dicho “voy a ver como anda la cosa”

Y me encuentro, en la portada de la página web de Elecraft a un par de indocumentados en Friedrichshafen.

Y además, siendo la portada de la galería de fotos de Elecraft.

En fin, me imagino que fueron muy pronto al stand de Elecraft y no había nadie más al que atender, je je je

Un saludo para los dos

EC4CBZ y EA4DEC en el stand de Elecraft

EA4MZ/P, VGM-028 PEÑA QUEMADA (30-10-2011)

Fue un día perfecto.

El tiempo magnífico, una temperatura ideal para subir a la montaña, de esos que no sabes que ponerte, pues sabes que al principio tendrás un poco de frío y luego pasarás calor.

El viernes 29 le propuse a Moisés, subir al Reventón. Este puerto y pico tiene una peculiar historia entre nosotros, pues yo nunca he podido llegar arriba. La primera vez que lo ataqué fue en mi época gloriosa de bici de montaña y nos tuvimos que volver cuando, casi al final de la ascensión, la nieve casi nos cubría los bujes de las ruedas. Reventón es otro pico de la sierra madrileña con más de 2.000 metros de altitud.

Y le propuse Reventón porque las predicciones metereológicas lo hacían ideal para este fin de semana.

Al final, Moisés me convenció (como casi siempre) para ir a otro pico. Así que me propuso Peña Quemada, uno de los últimos picos de la Sierra de Madrid si seguimos la línea que traza la A1 en dirección hacia Segovia y Burgos.

La altitud de Peña Quemada es de 1.833 metros sobre el nivel del mar. Teniendo en cuenta que el camino lo iniciamos a 1.280 metros de altitud, nos esperaban 550 metros de desnivel, con rampas un poco asfixiantes para mi estado de forma.

Salimos de Rivas-Vaciamadrid a eso de las 7,15 horas, ya que nos esperaban unos 100 kilómetros de viaje.

Una vez aparcado el coche en el pueblo de La Acebeda, iniciamos la marcha sobre las 8,40 horas. Se comienza por una zona de avenida de aguas sin canalizar, totalmente cubierto por roble rebollo y bordeado de zarzamoras, por lo que el barrizal por el arroyo y por la humedad de la noche estaba garantizado.

Una vez atravesada una valla de espino, el terreno se abre al ir desapareciendo paulatinamente el rebollar, dando acceso a una pista forestal muy ancha, que a la sazón se trata de la Cañada Real Segoviana. Este primer arranque, de algo más de 500 metros, salva un desnive de casi 70 metros, lo que nos hace prever una dura ascensión.

A partir de ese punto, toda la ascensión se hace por pista ancha y bien pisada, por lo que el único obstáculo es la fuerte pendiente, que ya no abandonaremos hasta llegar a Peña Quemada.

Una vez recorridos unos pocos kilómetros, llegamos hasta un tramo de la “pista horizontal de Somosierra”. Ya un poco antes, desde el punto donde los vehículos tienen prohibido el paso, la pista empeora sustancialmente. Pero desde el cruce con la “pistal horizontal de Somosierra” comienza un corto y duro ascenso por terreno pedregoso hasta el puerto de la Acebeda.

Una vez coronado el Puerto de la Acebeda y en la cuerda de la Sierra de Somosierra y Montes Carpetanos, se divisa lo majestuoso del paisaje. Al norte el inmenso páramo de Segovia, al Sur los múltiples embalses de la Comunidad de Madrid y los imponentes picos de la Peña de la Cabra, el Santuy y las Tres Provincias. Al pie de la montaña, en dirección Segovia, podemos divisar con claridad la localidad de Prádena.

Después de una corta parada y un plátano, acometemos los 2,3 kilómetros de ascenso que restan hasta el vértice y pico de Peña Quemada. Ahora, salvo un pequeño tramo, todo el ascenso es más llevadero ya que la pendiente no es tan pronunciada.

Por fin, y tras 1 hora y 45 minutos de ascensión, llegamos al objetivo, no sin antes tener que arrastrarnos por el suelo para poder pasar una valla con alambre de espino.

Atravesamos una trinchera de la guerra civil. Una trinchera gigante. Las trincheras, como se puede ver en las imágenes, discurren en dirección Norte-Sur y se pierden en la lejanía.

Cruzamos la trinchera y por fin estamos en el vértice.

Lo primero que hacemos es coger el walkie Baofeng y anunciar en el repetidor del RCH que hemos llegado y nos disponemos a montar las antenas. A la llamada atiende Oscar, EA4TD.

En esta ocasión montamos la EndFedz en disposición de L invertida. El FT-817 fue nuestro equipo de transmisión y se alimentó con una batería VG-EA. Esto forma todo el equipo de transmisión junto con el Winkeyer y un mini paddle para CW. Por cierto, como ya está demostrado, la batería VG-EA se comportó de forma excelente.

Empezó la actividad en HF SSB a eso de las 8:35z. Al poco tiempo teníamos montado el pile-up de costumbre. En esta ocasión no hubo que utilizar mucho el látigo, pues la cosa no parecía muy revuelta, por lo que la operación fue fluida.

Una vez acabada la clientela de SSB, Moisés pasó a CW donde estuvo un buen rato, ya que parece que la clientela de telegrafía cada vez es más numerosa.

A eso de las 13:20z dimos por terminada la operación. Comenzamos a desmontar e iniciamos el descenso, en el que  mis piernas sufrieron, como es habitual, más que en la subida. El descenso duró 1 hora y 30 minutos como teníamos previsto.Así que, salimos de Rivas-Vaciamadrid a las 7:15 hora local y regresamos a eso de las 17:15 hora local.

Aquí podeis ver la subida en diferentes imágenes. La pendiente media es del 10% y la distancia de subida fue de 6,5 Km, por lo que la distancia total recorrida fue de 13 kilómetros.

ç

Tags Technorati: , , , ,

Powered by ScribeFire.