EA4MZ/P, VGM-028 PEÑA QUEMADA (30-10-2011)

Fue un día perfecto.

El tiempo magnífico, una temperatura ideal para subir a la montaña, de esos que no sabes que ponerte, pues sabes que al principio tendrás un poco de frío y luego pasarás calor.

El viernes 29 le propuse a Moisés, subir al Reventón. Este puerto y pico tiene una peculiar historia entre nosotros, pues yo nunca he podido llegar arriba. La primera vez que lo ataqué fue en mi época gloriosa de bici de montaña y nos tuvimos que volver cuando, casi al final de la ascensión, la nieve casi nos cubría los bujes de las ruedas. Reventón es otro pico de la sierra madrileña con más de 2.000 metros de altitud.

Y le propuse Reventón porque las predicciones metereológicas lo hacían ideal para este fin de semana.

Al final, Moisés me convenció (como casi siempre) para ir a otro pico. Así que me propuso Peña Quemada, uno de los últimos picos de la Sierra de Madrid si seguimos la línea que traza la A1 en dirección hacia Segovia y Burgos.

La altitud de Peña Quemada es de 1.833 metros sobre el nivel del mar. Teniendo en cuenta que el camino lo iniciamos a 1.280 metros de altitud, nos esperaban 550 metros de desnivel, con rampas un poco asfixiantes para mi estado de forma.

Salimos de Rivas-Vaciamadrid a eso de las 7,15 horas, ya que nos esperaban unos 100 kilómetros de viaje.

Una vez aparcado el coche en el pueblo de La Acebeda, iniciamos la marcha sobre las 8,40 horas. Se comienza por una zona de avenida de aguas sin canalizar, totalmente cubierto por roble rebollo y bordeado de zarzamoras, por lo que el barrizal por el arroyo y por la humedad de la noche estaba garantizado.

Una vez atravesada una valla de espino, el terreno se abre al ir desapareciendo paulatinamente el rebollar, dando acceso a una pista forestal muy ancha, que a la sazón se trata de la Cañada Real Segoviana. Este primer arranque, de algo más de 500 metros, salva un desnive de casi 70 metros, lo que nos hace prever una dura ascensión.

A partir de ese punto, toda la ascensión se hace por pista ancha y bien pisada, por lo que el único obstáculo es la fuerte pendiente, que ya no abandonaremos hasta llegar a Peña Quemada.

Una vez recorridos unos pocos kilómetros, llegamos hasta un tramo de la “pista horizontal de Somosierra”. Ya un poco antes, desde el punto donde los vehículos tienen prohibido el paso, la pista empeora sustancialmente. Pero desde el cruce con la “pistal horizontal de Somosierra” comienza un corto y duro ascenso por terreno pedregoso hasta el puerto de la Acebeda.

Una vez coronado el Puerto de la Acebeda y en la cuerda de la Sierra de Somosierra y Montes Carpetanos, se divisa lo majestuoso del paisaje. Al norte el inmenso páramo de Segovia, al Sur los múltiples embalses de la Comunidad de Madrid y los imponentes picos de la Peña de la Cabra, el Santuy y las Tres Provincias. Al pie de la montaña, en dirección Segovia, podemos divisar con claridad la localidad de Prádena.

Después de una corta parada y un plátano, acometemos los 2,3 kilómetros de ascenso que restan hasta el vértice y pico de Peña Quemada. Ahora, salvo un pequeño tramo, todo el ascenso es más llevadero ya que la pendiente no es tan pronunciada.

Por fin, y tras 1 hora y 45 minutos de ascensión, llegamos al objetivo, no sin antes tener que arrastrarnos por el suelo para poder pasar una valla con alambre de espino.

Atravesamos una trinchera de la guerra civil. Una trinchera gigante. Las trincheras, como se puede ver en las imágenes, discurren en dirección Norte-Sur y se pierden en la lejanía.

Cruzamos la trinchera y por fin estamos en el vértice.

Lo primero que hacemos es coger el walkie Baofeng y anunciar en el repetidor del RCH que hemos llegado y nos disponemos a montar las antenas. A la llamada atiende Oscar, EA4TD.

En esta ocasión montamos la EndFedz en disposición de L invertida. El FT-817 fue nuestro equipo de transmisión y se alimentó con una batería VG-EA. Esto forma todo el equipo de transmisión junto con el Winkeyer y un mini paddle para CW. Por cierto, como ya está demostrado, la batería VG-EA se comportó de forma excelente.

Empezó la actividad en HF SSB a eso de las 8:35z. Al poco tiempo teníamos montado el pile-up de costumbre. En esta ocasión no hubo que utilizar mucho el látigo, pues la cosa no parecía muy revuelta, por lo que la operación fue fluida.

Una vez acabada la clientela de SSB, Moisés pasó a CW donde estuvo un buen rato, ya que parece que la clientela de telegrafía cada vez es más numerosa.

A eso de las 13:20z dimos por terminada la operación. Comenzamos a desmontar e iniciamos el descenso, en el que  mis piernas sufrieron, como es habitual, más que en la subida. El descenso duró 1 hora y 30 minutos como teníamos previsto.Así que, salimos de Rivas-Vaciamadrid a las 7:15 hora local y regresamos a eso de las 17:15 hora local.

Aquí podeis ver la subida en diferentes imágenes. La pendiente media es del 10% y la distancia de subida fue de 6,5 Km, por lo que la distancia total recorrida fue de 13 kilómetros.

ç

Tags Technorati: , , , ,

Powered by ScribeFire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s