Yashica ML 135/2.8C

Aquí os presento un juguetito curioso. Se trata de un objetivo de la serie ML de Yashica, con una distancia focal de 135mm y una abertura máxima de f2.8.

En este caso, se trata de la versión compacta o corta, aunque el rendimiento es muy similar a la lente hermana pero en versión larga.

Opticamente nos encontramos con una distribución de 5 elementos en 4 grupos. Con un campo de visión de 18 grados y 30 minutos.

La distancia mínima de enfoque es de 150 centímetros, distancia que nos puede parecer larga, pero que era normal en la época en la que se fabricó el objetivo.

La abertura mínima es de f22 y la máxima, evidentemente de f2.8, apreciándose, cuando montamos el objetivo en el cuerpo de la cámara que se trata de un objetivo muy luminoso.

Al igual que el resto de los objetivos de la serie ML, las lentes tienen recubrimiento multicapa.

En el frontal del objetivo podemos observar que dispone de un pequeño parasol incorporado. No nos engañemos, su eficacia es muy reducida y se limitará a esos momentos en los que la luz no nos incida directamente.

Dispone de rosca de 52mm para el montaje de filtros.

Como es lógico, este objetivo solo se vendió con montura de bayoneta Contax/Yashica. En nuestro caso se ha montado tanto en la Canon EOS 400D como en la EOS 5D. En este último caso no hemos tenido problemas con el espejo de la cámara.

Aquí podéis ver unas tomas realizadas con este objetivo y la Canon EOS 5D. En algunas se puede observar que están un poco fuera de foco. Recordad que este objetivo funciona de manera totalmente manual y las cámaras digitales modernas no son muy adecuadas para manejar estos magníficos objetivos manuales.

Yo destacaría la calidez de los colores y una nitidez a la que daría un notable alto.

Y todo esto por 30 euros que me costó el objetivo.

Praktica BCA

Aquí os presento una cámara que no deja de ser curiosa. Se trata de la Praktica BCA. La compré en una subasta de ebay. No recuerdo lo que me costó, pero no creo que pasara de 30 euros con portes incluidos.

A diferencia de la mayoría de las cámaras con tecnología reflex, esta cámara no tiene control manual de la exposición, por lo que podemos decir que se trata de una cámara semiautomática.

La Praktica BCA se comenzó a fabricar en el año 1986 y se dejó de fabricar en diciembre de 1989. Su fabricación corrió a cargo de Pentacon, en su afamada fábrica de Dresden. En la fabricación también participó Carl Zeiss Jena.

En el apartado técnico podemos destacar su amplio visor, gracias a un pentaprisma que recoge el 95% de la imagen a capturar. En el visor nos encontramos con un triple sistema de enfoque: una imagen partida a 45 grados muy efectiva, un anillo de microprismas y la pantalla fresnel.

La montura es de bayoneta Praktica-B, saliéndose de la habitual rosca M42 que utilizaba la marca hasta ese momento.

Como cuestión peculiar, esta cámara dispone de un sistema mediante espejos por el que, en el visor, podemos comprobar la abertura de diafragma. Además en el visor podemos comprobar el rango de velocidad de disparo.

En cuanto al obturador nada a destacar sobre sus hermanas mayores de Praktica. El obturador es metálico, de recorrido vertical y controlado electrónicamente, siendo la velocidad de obturación hasta de 1/1.000 seg.

El sistema de arrastre de la película es el habitual de la época, mediante palanca, admitiendo la opción de un motor de arrastre.

En la parte superior nos encontramos una limpieza inusual. Por un lado la palanca de arrastre y contador, el disparador que, a medio recorrido, nos presentará la exposición en el visor y la zapata del flash.

En el control de exposición podemos elegir 3 posiciones: la B, la automática, que nos ofrecerá una obturación electrónica entre 1 segundo y 1/1000 seg y una tercera opción que nos permite un disparo a 1/60 segundo controlado mecánicamente. Por ello, aunque nos quedemos sin baterías, siempre podemos obtener una imagen.

En el rango de sensibilidad, vemos que la cámara nos permite entre 12 y 3200 ISO, así como una compensación en la exposición entre -2 y +2 EV. Hay que destacar que esta cámara tiene dos versiones y solo se diferencian en la presentación de la compensación de exposición. Una versión la presenta en números árabes y la otra, como esta, en números romanos.

En la parte inferior, podemos encontrar el compartimento de las baterías, el enganche del motor de arrastre y el enganche para la funda o para la zapata del trípode. Las baterías son de tipo V28 PX de Varta, es decir de óxido de plata, caras y difíciles de encontrar actualmente. Se pueden sustituir por pilas del tipo LR44, pero habrá que fabricarse una pequeña argucia ya que las LR44 son algo más estrechas por lo que las pilas “bailan” en el compartimento. Nada dificil si lo he podido hacer yo mismo.

Y aquí tenemos el objetivo. Una pequeña maravilla en 50mm, con una abertura máxima de f1.8, en esta ocasión en la versión “multicoated”.

Estos objetivos se encuentran fácilmente en el mercado de ocasión de internet y a precios irrisorios en sus diferentes versiones. Las más habituales son este que vemos aquí y la versión con rosta M42.

La pena de este con bayoneta Praktica-B es que no se puede adaptar a ninguna cámara digital que yo conozca, dada su distancia de registro que es muy pequeña, por lo que no podríamos enfocar a más de 2 ó 3 metros.

Como véis, y dentro de lo que era habitual en la época que se fabricó, el objetivo tiene un rango de abertura entre f1.8 y f16.

El anillo de enfoque tiene una suavidad exquisita además de un gran recorrido para permitirnos una gran precisión en el enfoque.

Como en la mayoría de los objetivos de Pentacon, el tacto es agradable y el peso no siendo excesivo denota su fabricación metálica, por lo que tampoco es un campeón en ligereza.

Solo falta gastar un carrete para recuperar esta joyita.

Saludos.

Fotografía – Presentación

Me presento. Mi nombre es José Antonio García-Tenorio.

Comencé en la fotografía allá por el año 1982 cuando me compré mi primera cámara reflex.

Se trataba de una Yashica FX-D Quartz. Una joya en relación calidad/precio para la época. Al cuerpo le acompañaba un objetivo Yashica ML 42-75. Posteriormente me hice con los servicios de un excelentísimo Yashica ML 28/2.8 y un flash de la marca alemana Metz.

Con este equipo estuve trabajando muchos años, hasta que en 1995 me birlaron la cámara.

Así que, muchos años después y tras pasar por alguna cámara analógica compacta y alguna digital, comencé de nuevo con una Canon EOS 400D con el correspondiente objetivo Canon EF-S 18-55 (conocido en los ambientes como el “pisapapeles”)

Por no contar toda la historia os diré que, ahora mismo, el equipo es el siguiente:

  • Canon EOS 400D
  • Canon EOS 5D
  • Yashica FX-D Quartz (no, no es la misma. Recuerda que me la birlaron)
  • Praktica BCA, bayoneta Praktica
  • Praktica MTL50, bayoneta M42
  • Minolta Uniomat (Rangefinder o telemétrica)
  • Kodak Brownie Flash de bobina 620 (6×6)
  • Unas cuantas compactas analógicas

Como veis, el equipo es más bien modesto, teniendo los cuerpos analógicos casi como nostalgia y colección.

En cuanto a ópticas, de momento tengo lo siguiente:

  • El mencionado “pisapapeles” o Canon EF-S 18-55 II
  • Un magnífico Canon EF 70-300 IS
  • Canon EF 50/1.8 (el original, no la versión II) con montura metálica.
  • Tamron AF XR DiII SP 17-50/2.8 (el original, no la versión nueva estabilizada)
  • Sigma Super Wide II 24/2.8 con montura Contax/Yashica
  • Helios 44M 2/58 de 8 palas con montura M42
  • Yashica ML 135/2.8C, (la C significa versión corta o compacta) evidentemente con montura Contax/Yashica
  • Yashica ML 50/1.7 para C/Y
  • Yashica ML 35/2.8 para C/Y
  • Pentacon 50/1.8 con montura Praktica

Evidentemente, se utilizan diferentes anillos adaptadores para poder utilizar los antiguos objetivos manuales en las cámaras EOS. Lamentablemente los objetivos para montura Praktica no se pueden adaptar a EOS.

Iré poniendo fotos del material.

Hasta la próxima entrada